b

Gracias por solicitar información
Rellena el siguiente formulario y en breve nos pondremos en contacto contigo.

b

Contacta con nosotrosGracias por solicitar información
Rellena el siguiente formulario y en breve nos pondremos en contacto contigo.

KOYASAN, EL MONTE SAGRADO

naoviatges. 11/02/19

KOYASAN, EL MONTE SAGRADO
Es un lugar sagrado del budismo de la escuela esotérica Shingom, fundado por el
Gran Kukai también conocido como Kobo Daishi, quien hace 1.200 años estableció
un Dojo (sitio de práctica) en este lugar. Quedando esta tierra consagrada para el
desarrollo de numerosos templos y monasterios, en total 117 de los que 52 son
sukhubo (alberges para peregrinos).
El Templo de Kongobuji
Es el centro religioso desde donde se administran los 117 templos budistas de
Koyasan, la sede de la escuela Shingom. Fue construido en el siglo XVI por un señor
feudal. El templo tiene dos joyas, una sus biombos/pantallas pintadas, y sobre todo
su jardín mineral que es uno de los más famosos de Japón.
El conjunto de templos Danjo Garan
En estos templos comenzó la construcción de los monasterios y capillas de Koyasan
a comienzos del siglo IX. Un lugar de gran belleza especialmente en otoño cuando
las hojas de los arces se ponen de color rojizo.
Mausoleo de Kobo Daishi, área de Okunoin
Un lugar donde se respira paz y serenidad, con un magnífico paisaje de montaña.
Para acceder al Mausoleo hay que recorrer un camino de peregrinación entre grandes cedros y cipreses japoneses, donde se alinean 200.000 lápidas sepulcrales según
las costumbres budistas japonesas. La subida es toda una experiencia, el camino está
muy bien acondicionado, el mejor momento del día para esta experiencia es por la
tarde, con la luz de antes de la puesta de sol. En este lugar de gran carga espiritual
se siente la veneración de los devotos y peregrinos budistas hacia Kobo Daishi, que
aunque falleció el 21 de marzo del año 835, pero para sus seguidores, en cierto
modo, sigue vivo.
El Shukubo, alojamiento en el monasterio
En Koyasan hay 52 albergues para peregrinos. Tienen mucho encanto y nos permiten entrar en contacto con la tradición monástica budista, sobre todo si podemos
madrugar para asistir a la ceremonia vespertina en el templo, llena de la fuerza de
la escuela shingom del budismo esotérico.
En el Shukubo hay agradables habitaciones dobles de tipo japonés, teniendo que
dormir sobre tatami y futón. El tatami es el suelo tradicional japonés, muy cómodo
y acogedor, en el cual hay que caminar descalzo. El futón es un colchón blando y
poco grueso que va sobre el tatami sin somier sobre el que se colocan las almoadas
y los edredones.
La comida se sirve según las normas budistas de japón, por lo que es de tipo vegetariana shojinryori. Esta comida también se sirve en el desayuno. La costumbre es
comer sentados en el suelo sobre el tatami con las piernas cruzadas.
Los baños son de tipo japonés, es decir, compartidos. En realidad la zona del baño
se parece a un Onsen donde uno se ducha sobre un taburete, teniendo en cuenta
que es un lugar público donde no hay intimidad, pero si separación de sexos. Los
baños, además, tienen limitaciones horarias de uso dependiendo de cada shukubo.

comentarios

PUBLICAR COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mensaje enviado correctamente.